lunes, 18 de septiembre de 2017

AMADEUS: La obra de teatro

AMADEUS





AMADEUS: Teatro Metropolitan 
OSCAR MARTINEZ RODRIGO DE LA SERNA


Gran despliegue y buenos actores suman a una obra interesante y con mucho suspenso sobre la relación de Wolfang Amadeus Mozart y Antonio Salieri. Es una historia de ficción tomada no de la biografía sino de la película Amadeus. Escrita por el británico Peter Shaffer para la obra de teatro homónima. Rodrigo De la Serna y Oscar Martínez se lucen en “las tablas” mientras el público sigue cada segundo del drama que anticipa su desenlace. Sin duda que hay valores como el “bien y el mal”, “el juicio a los justos y pecadores”, “la vida mundana y la recompensa divina” que obligan al publico a tomar parte por uno de los personajes. Pero a veces pienso que si se levantara de la tumba: Salieri le haría un juicio al guionista o tal vez peor, si Mozart se levantara de su descanso eterno defendería como un caballero el honor de Salieri, y ni que hablar de las respectivas esposas de ambos… Pero esto es ficción, es teatro y para mantener la atención del público es necesario producir un guión, tal vez con algunas cosas reales y otras no tanto, pero que sirvan para mantener a un espectador durante dos horas y media atento al desenlace. He visto algunas obras de teatro de películas (La Casa de los Espíritus, Madama Butterfly, La tía de Carlos) y siempre el teatro reveló detalle que el cine no pudo resolver, incluso en sus diálogos y presencia de actores superó al séptimo arte, pero en el caso de Amadeus la obra teatral es idéntica a la película y a mi gusto con un lenguaje y escenas algo escatológicas sin ningún sentido. De todas maneras como obra de ficción es espectacular y algunas citas hacen entender mejor la película. Oscar Martínez hace dos personajes de Salieri, uno joven y otro viejo y además de actuar, casi en forma simultánea relata la historia. Pienso que el Director se ahorró un personaje, nada más y nada menos que el “fantasma que persiguió a Mozart en sus últimos tiempos que si quieren saber quién era tendrán que ver la obra.

sábado, 26 de agosto de 2017

EL AVARO



El Avaro de Molière



 Molière es Molière siempre tan actual, siempre tan grotesco, siempre tan familiar y reflexivo sobre la realidad. Pareciera que no escribió en el Siglo XVII porque la actualidad de sus relatos llega hasta nuestros días. Sus personajes simples y complejos a la vez muestran la ridiculez humana y recorriendo lo tragicómico siempre garantizan un buen espectáculo. Ver la obra de  Molière es como mirar una serie moderna: son capítulos que nos envuelven en una trama que se encuentra en cada familia. El Avaro es un personaje odioso y simpático a la vez. Un padre de familia que ahorra para un futuro que nunca llega y entonces priva a sus hijos y criados de las cosas más necesarias. Podría vivir mucho mejor, pero el ajuste llega hasta el mismo. Sin embargo un episodio le da sabor a la obra. El viejo   Harpagón (ese era su nombre) se enamora de la misma mujer que su hijo. Por otro lado su hija se ve con un criado y el sueño de Harpagón de casarla con alguien de dinero lo desespera. La obra muestra el lado más mezquino y egoísta del ser humano, donde se lleva al extremo los problemas generados por el dinero y el poder, lo cual supera a todo tipo de sentimientos que se ven opacados y minimizados ante lo meramente material. El padre solo piensa en el dinero y priva a sus hijos de cosas materiales y afectivas.


El papel del avaro lo protagoniza Antonio Grimau que con sus 73 años deslumbra y pareciera que cada noche cuando finaliza la obra Harpagón se viste como Grimau y sale a la calle, para luego volver al día siguiente. Grimau está dentro del personaje y se pasea por escenario con tanta naturalidad como si fuera su propia casa. Son dos horas apasionantes de dramas y risas para llegar luego a un suspenso a la manera de Molière. Tal cual el público parisino de la comedia lo aplaudía de pie hace 350 años. El teatro Regio lleno, buena escenografía y vestuario y con respecto a la música, entre los trece personajes cinco se destacan en su doble papel de actores músicos.
El propio Molière manifestó en su momento un interesante pensamiento que llevó a todas sus obras. "Siendo un deber de la comedia corregir a los hombres divirtiéndoles, he creído que, en mi situación, lo mejor era atacar los vicios de mi tiempo pintándolos ridículamente”. Lo que tal vez no sospechó el dramaturgo fue que tres siglos después esas actitudes mezquinas continuarían formando parte de las miserias humanos de nuestros días.

martes, 18 de julio de 2017

DOBLE O NADA


DOBLE O NADA





Miguel Ángel Solá y su esposa Paula Cancio 35 años menor protagonizan una historia de idas y venidas donde el espectador a medida que transcurre la obra hace cientos de hipótesis sobre el final. 
Un juego de poder entre jefe y empleada y viceversa, curiosamente en el guion se reproduce la diferencia de edades entre los personajes.
"El director de un importante medio de comunicación debe dejar su puesto en manos de uno de sus dos sub-directores. Uno es mujer; varón el otro. ¿Qué influirá en esa decisión?: ¿la capacidad?, ¿el sexo?, ¿la experiencia?, ¿la audacia? ¿el engaño?, ¿la trampa?... Una obra de impacto emocional -llena de vericuetos y dobles lecturas-, en la que nada es lo que parece ser, y en la que la traición y el amor son giros continuos de esa falsa rosca llamada Poder".
Con producción de Jaime Nin Uría y Manuel González Gil, la Comedia “Doble o Nada” se presenta en el Teatro la Comedia (Rodríguez Peña 1062).
Parece que a Miguel Ángel Solá le gustan estas obras de manipulación y poder, ya en 2012 realizó un personaje parecido en “El veneno del teatro”, en el Teatro Maipo, donde observa y evalúa a otro actor en el papel de Sócrates luego de tomar su veneno, claro para hacerlo más interesante Solá le dio veneno de verdad para darle mayor emotividad y el actor debía actuar bien, sino Solá no le daría el antídoto.
En “Doble o Nada” la historia pasa de una ingenuidad a un juego de roles de poder donde el Jefe de Redacción de un importante diario busca a su reemplazante utilizando las más increíbles pruebas de actitud y gestión para que el consejo de dirección acepte a uno de los candidatos. La lucha entre ambos y sus estrategias tienen al selector siempre con una respuesta que los vuelve hacia atrás a seguir compitiendo.
La presión, la ambición y el poder recorren los 90 minutos que dura la obra y sin duda con un final tal vez previsible (para Solá), tal vez inimaginado pero lógico dejan al espectador perplejo de una situación que hasta le pudo haber sido familiar en su vida.
Recomendable.

TODAS LAS RAYUELAS

TODAS LAS RAYUELAS



      Una de las cosas más curiosas en una obra de teatro es encontrar el título. Sin duda que Julio Cortazar como autor de Rayuela podría ser el buscado y creer que la obra de teatro encabezada por Hugo Arana se remite a un cuento de Cortazar. Pero no es así, todo lo contrario, algo más impensado. "Todas las Rayuelas" fue la elección para denominar una obra de teatro que transcurre en la Argentina y muestra dos generaciones que se aman y se odian recorriendo una trampa que les marcó el destino. 

    Todo comienza con Hugo Arana como Lisandro un viejo cascarrabias e impaciente que arriba al aeropuerto de Ezeiza proveniente de España cargando sólo una valija llena de distintas ediciones de Rayuela, de allí el título. Inmediatamente levanta sospechas entre los policías aeroportuarios: sólo libros comprados por años con un marcador en la misma página, ni un solo elemento personal. ¿De qué extraño traficante se trata? La aventura de su regreso a la Argentina, después de décadas de auto exilio, comenzará por esquivar la prisión con ayuda de un agente aeroportuario, a quien convence de alojarlo en su casa, para adentrarse luego en su hogar, en su intimidad y en el desarrollo de una inesperada y entrañable amistad. El encuentro los ayudará a los dos a librarse de lastres, a despejar el porvenir, y a Lisandro a enfrentar, por fin, un postergado y necesario encuentro. ¿Qué busca Lisandro en la Argentina? 
      Un hombre viejo, y enfermo, que regresa al país, no tiene amigos, ni lugar donde quedarse. Tampoco trajo ropa, ni equipaje. Solo libros. Estará loco o será la trama de una búsqueda. 
      Su retorno al país no le permite olvidar ciertas mañas de la policía, como su apego a las coimas. Y los policías no pierden oportunidad para hacer sus actos ilegales y estafas, sobre todo a los turistas. Pero el destino puso otras historias cruzadas y el desenlace va cambiando con el desarrollo de la obra. En cierto momento una persona atraviesa la historia de ambos. Entonces viene la frase del comienzo, ¿Cuál es el título de la obra? Tal vez una frase del viejo Vizcacha, un personaje del Martín Fierro cerraría la idea "El diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo". 





domingo, 25 de junio de 2017

EL ARQUITECTO DE DIOS

Antonio Gaudí: El arquitecto de Dios





En un día como hoy nació Antoni Gaudí, "El Arquitecto de Dios" un 25 de junio de 1852, y muriò en Barcelona, 10 de junio de 1926 fue el máximo representante del modernismo catalán.
Gaudí fue un arquitecto con un sentido innato de la geometría y el volumen, así como una gran capacidad imaginativa que le permitía proyectar mentalmente la mayoría de sus obras antes de pasarlas a planos. De hecho, pocas veces realizaba planos detallados de sus obras; prefería recrearlos sobre maquetas tridimensionales, moldeando todos los detalles según los iba ideando mentalmente. En otras ocasiones, iba improvisando sobre la marcha, dando instrucciones a sus colaboradores sobre lo que debían hacer.La obra de Gaudí ha alcanzado con el transcurso del tiempo una amplia difusión internacional, siendo innumerables los estudios dedicados a su forma de entender la arquitectura. Hoy día es admirado tanto por profesionales como por el público en general: la Sagrada Familia es actualmente uno de los monumentos más visitados de España. Entre 1984 y 2005 siete de sus obras han sido consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco


Gaudí donó toda su fortuna y vivía con mucha austeridad, fue así que en 1926 murió atropellado por un tranvía. Mientras el cruzaba la calle para rezar, un tranvía que circulaba a 10 km por hora lo sorprendió, pudiéndolo sortear solo dando dos pasos, pero él se asustó y retrocedió con tanta mala suerte que lo atropelló otro tranvía que venía en sentido contrario. Por su vestimenta fue tomado como un vagabundo y entre la barba y la ropa vieja y la falta de su documentación no fue reconocido como “el gran arquitecto”, solo llevaba con sigo el libro de los evangelios. Por su aspecto, de pobre, el conductor lo corrió a un costado y los transeúntes no le dieron la menor importancia y nadie lo socorrió. Mucho tiempo después un guardia, lo llevó aún con vida a un hospital de beneficencia donde fallecería tres días después. El guardia intentó parar un taxi, pero todos los taxistas se negaron a cargar en su auto a “un mendigo” y todas esas demoras de atención ante una urgencia provocaron luego el fallecimiento del Arquitecto de Dios por falta de atención de urgencia.

GEORGE ORWELL de la ficción a la realidad.





El 25 de Junio de 1903 nacía en la India Eric Arthur Blair, seguramente por ese nombre nadie lo habrá conocido y menos por su lugar de nacimiento. 
A los que hoy en día les gusta mirar, o mejor dicho espiar lo que hacen otras personas sin ser vistos. Tal vez sepan de quien hablo. O tal vez no. Porque si supieran la finalidad que tenía ese personaje según su autor, yo creo no mirarían nunca más la serie Gran Hermano. Me refiero a que hoy recordamos un aniversario del nacimiento de George Orwell, el autor de los libros “Rebelión en la Granja” y “1984” donde aparece la figura de un todopoderoso que custodiaba a todos los habitantes a través de una cámara y esa observación servía para torturar y “desaparecer” a sus ciudadanos. De esa manera conseguía el poder utilizando el terror porque “siempre el gran hermano te observa”.


 George Orwell participó además de la guerra civil española y escribió en primera persona el libro “Homenaje a Barcelona”. Ciudad que lo recuerda con una plaza.




Un día  de 1948 se publicó "1984" una novela política de ficción distópica, escrita por George Orwell. La novela introdujo los conceptos del omnipresente y vigilante GRAN HERMANO (que se aparece permanentemente en la pantalla de TV en cadena), y la ubicua policía del Pensamiento (algo así como la Secretaría del Pensamiento Nacional) y de la neolengua, adaptación en la que se reduce y se transforma el léxico con fines agresivos y represivos. El nombre original, elegido por George Orwell, era 'El último hombre en Europa'; su título definitivo fue sugerido por sus editores por motivos comerciales. En la novela, la ficción socio-política incorpora elementos como el Gran Hermano, entidad de vigilancia constante y omnipresente, y la modificación del lenguaje con fines represivos, eliminando de la lengua la posibilidad de enunciar la ideas que no deben ser siquiera pensadas (buscando el pensamiento único). Además de convertirse en un éxito comercial, '1984' marcó una época, convirtiéndose en una de las principales anti-utopías del siglo XX, junto a Un mundo feliz, de Aldous Huxley, y Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.



Es una obra de ficción (¿será de ficción?) escrita en 1948 pensando en el futuro de ahí su título 1984, donde a través de cámaras, y otros controles el (poder) "Gran Hermano" nos observa y nos pone en la cabeza cierta ideas totalitarias. No hay libertad obviamente, y al que transgrede, las ideas rectoras, El Ministerio del Pensamiento lo castiga. Los sometidos sobreviven, los obsecuentes la pasan bien (en su ingenuidad), y los que cuestionan son arrestados (acusados y descalificados).

sábado, 20 de mayo de 2017

70 años del Puente Internacional Paso de los Libres - Uruguayana


Cuando las inauguraciones pasaban a segundo plano...



Un día como hoy pero de 1947 se inauguró el Puente Ferroautomor Internacional Paso de los Libres - Uruguayana, por los presidentes Juan Domingo Perón y Eurico Gaspar Dutra Uniendo Brasil y Argentina por primera vez. 
La noticia hoy es muy curiosa ya que el puente fue habilitado al público  (dos años antes de su inauguración) el 12 de octubre de 1945 e inaugurado oficialmente el 21 de mayo de 1947. Era la época en que primero se construía luego se usaba y finalmente algún día se inauguraba (a buen entendedor….).
 Hoy es la principal vía de conexión terrestre entre Brasil y la Argentina. Hasta 1997,  fue el único puente que cruzaba el río Uruguay y que unía a las dos naciones Sud americanas.
 En 1935 los gobiernos de Argentina y Brasil firmaron sendos tratados en miras a la construcción de un puente binacional sobre el río Uruguay y tan solo 10 años después el puente ya estaba funcionando, con 1500 metros de longitud, dos carriles para autos y una vía férrea. 
Curiosamente el "peronismo" en su primera presidencia expandió las vías de comunicación, luego el presidente Menem desmanteló los ferrocarriles y finalmente el presidente Kirchner suspendió definitivamente el servicio ferroviario, pese a ser esta su promesa de campaña. Su esposa años después (primero inauguró y nunca funcionó el ferrocarril) en vísperas de su reelección anunció en un acto de campaña con bandas militares y aplaudidores que el ferrocarril uniría las ciudades de Buenos Aires con Montevideo, pero tras una gran inversión en coches e infraestructura ese ferrocarril nunca fue habilitado y sus vagones se herrumbran a la intemperie junto a las ilusiones de los que esperan la re activación de los ferrocarriles de larga distancia.