sábado, 3 de marzo de 2018

SUGAR


Una Eva y dos Adanes


Una comedia entretenida con giros desopilantes protagonizan en el Teatro Lola Membrives Griselda Siciliani, Nicolás Cabré y Federico D´elia. 
Hace treinta años en Buenos Aires se estrenaba esa obra con Susana Gimenez con su joven noviecito Ricardo Darín y Arturo Puig. Y a pesar del tiempo mantiene ese humor ingenuo e inesperado de todo hombre cuando se disfraza de mujer y trata de ser una más.  La obra original se conoció en el cine con el nombre de “Una Eva para dos Adanes” con Marilyn Monroe, Tony Curtis y Jack Lemmon.
 La historia de dos músicos de reparto con dificultades para conseguir empleo y tomando trabajos eventuales en un duro Chicago durante la ley seca y la lucha entre narcotraficantes y la policía. Es así que fortuitamente son testigos de un ajuste de cuentas entre una banda y un traidor. Ellos observan la matanza y los gánsters cuando los van a ejecutar ellos escapan en un tren que llevaba a Miami a una orquesta de señoritas que casualmente necesitaban una contrabajista y una trompetista mujer, entonces entienden que su salvación era vestirse de mujer y escapar o morir como hombres en la estación de Chicago. En el tren conocen a Sugar Kane protagonizado por Marilyn Monroe o Griselda Siciliani y la comedia pasa por el enamoramiento desde el silencio. 
Muy destacada la actuación de Leo Trento, bailarín, cantor y actor que se enamora de uno de los protagonistas y genera un final inesperado y gracioso. Mario Morgan cuidó exhaustivamente el guion de Peter Stone y vale la pena subrayar el trabajo escenográfico del arquitecto Alberto Negrin ganador del Premio Konex de Platino como el mejor escenógrafo argentino. Fue capaz de lograr escenarios simplemente espectaculares y hasta increíbles de concebir en un teatro. Parte del aplauso final  sin duda que es para él. La obra se levantará de cartel a mediados de abril, las entradas son caras para una familia unos mil pesos las plateas (unos cuarenta Euros) pero teniendo en cuenta la participación de más de veinticinco actores en escena, la comedia musical, con bailarines, cantantes, músicos, actores y las bondades del teatro: Iluminación, vestuarios, escenografías, bien vale la pena ver Sugar.

viernes, 16 de febrero de 2018

EL TEST




SI TE DAN A ELEGIR CIEN MIL DÓLARES AHORA O UN MILLÓN EN DIEZ AÑOS ¿QUÉ ELEGIRÍAS?



A veces las cosas simples se complican con las preguntas más ingenuas que pueden surgir. ¿Cuánto tiempo hay que esperar para ser feliz? ¿Es mejor lo instantáneo o es mejor dar tiempo al tiempo? Una reunión de amigos y una pregunta retórica, crea un drama griego que enreda una cena de camaradería para celebrar treinta años de amistad. Si te dan a elegir 100.000 dólares ahora o 1.000.000 a 10 años ¿Qué elegirías?

Un matrimonio con una pequeña hija lucha por sobrevivir económicamente y mejorar su porvenir. Ambos padres trabajan, tienen valores e ideales. Su amigo (Carlos Belloso) es un millonario y en la conversación les realiza un test que su pareja la psicóloga Berta días atrás realizó en su programa de televisión. Todo es un juego donde la idea de “pájaro en mano o cien volando” era el juego. Pero la pregunta retórica y el juego cambian de tono cuando el millonario les ofrece un cheque al día y les confecciona un contrato a 10 años por un monto diez veces mayor al cheque.

Las miserias humanas y los principios se entrelazan en el debate. Las necesidades y los deseos chocan permanentemente. ¿Cuál es la mejor inversión? El presente y el futuro de una familia entran en juego. El amor y la ambición se mezclan con la unidad familiar que parece entrar en dualidad. 
Penélope esperó a Ulises durante 20 años en “La Odisea” y le fue fiel hasta el último día, ilusionada con el regreso de la guerra de su amado. El amor y el dinero tendrán los mismos efectos en las decisiones de nuestros protagonistas. "EL TEST" es un drama psicológico donde el público vive el proceso de la decisión y la identificación con cada personaje al estilo de “Toc, Toc”, y “El método Grönholm”. 
De la misma escuela que sus autores Jordi Vallejo parece consolidar un género teatral moderno con conflictos muy de nuestros días. El matrimonio está representado por José Suárez y Viviana Saccone y la psicóloga Berta por María Zubiri en el Multiteatro de la calle Corrientes con la dirección de Daniel Veronese.

lunes, 18 de septiembre de 2017

AMADEUS: La obra de teatro

AMADEUS





AMADEUS: Teatro Metropolitan 
OSCAR MARTINEZ RODRIGO DE LA SERNA


Gran despliegue y buenos actores suman a una obra interesante y con mucho suspenso sobre la relación de Wolfang Amadeus Mozart y Antonio Salieri. Es una historia de ficción tomada no de la biografía sino de la película Amadeus. Escrita por el británico Peter Shaffer para la obra de teatro homónima. Rodrigo De la Serna y Oscar Martínez se lucen en “las tablas” mientras el público sigue cada segundo del drama que anticipa su desenlace. Sin duda que hay valores como el “bien y el mal”, “el juicio a los justos y pecadores”, “la vida mundana y la recompensa divina” que obligan al publico a tomar parte por uno de los personajes. Pero a veces pienso que si se levantara de la tumba: Salieri le haría un juicio al guionista o tal vez peor, si Mozart se levantara de su descanso eterno defendería como un caballero el honor de Salieri, y ni que hablar de las respectivas esposas de ambos… Pero esto es ficción, es teatro y para mantener la atención del público es necesario producir un guión, tal vez con algunas cosas reales y otras no tanto, pero que sirvan para mantener a un espectador durante dos horas y media atento al desenlace. He visto algunas obras de teatro de películas (La Casa de los Espíritus, Madama Butterfly, La tía de Carlos) y siempre el teatro reveló detalle que el cine no pudo resolver, incluso en sus diálogos y presencia de actores superó al séptimo arte, pero en el caso de Amadeus la obra teatral es idéntica a la película y a mi gusto con un lenguaje y escenas algo escatológicas sin ningún sentido. De todas maneras como obra de ficción es espectacular y algunas citas hacen entender mejor la película. Oscar Martínez hace dos personajes de Salieri, uno joven y otro viejo y además de actuar, casi en forma simultánea relata la historia. Pienso que el Director se ahorró un personaje, nada más y nada menos que el “fantasma que persiguió a Mozart en sus últimos tiempos que si quieren saber quién era tendrán que ver la obra.

sábado, 26 de agosto de 2017

EL AVARO



El Avaro de Molière



 Molière es Molière siempre tan actual, siempre tan grotesco, siempre tan familiar y reflexivo sobre la realidad. Pareciera que no escribió en el Siglo XVII porque la actualidad de sus relatos llega hasta nuestros días. Sus personajes simples y complejos a la vez muestran la ridiculez humana y recorriendo lo tragicómico siempre garantizan un buen espectáculo. Ver la obra de  Molière es como mirar una serie moderna: son capítulos que nos envuelven en una trama que se encuentra en cada familia. El Avaro es un personaje odioso y simpático a la vez. Un padre de familia que ahorra para un futuro que nunca llega y entonces priva a sus hijos y criados de las cosas más necesarias. Podría vivir mucho mejor, pero el ajuste llega hasta el mismo. Sin embargo un episodio le da sabor a la obra. El viejo   Harpagón (ese era su nombre) se enamora de la misma mujer que su hijo. Por otro lado su hija se ve con un criado y el sueño de Harpagón de casarla con alguien de dinero lo desespera. La obra muestra el lado más mezquino y egoísta del ser humano, donde se lleva al extremo los problemas generados por el dinero y el poder, lo cual supera a todo tipo de sentimientos que se ven opacados y minimizados ante lo meramente material. El padre solo piensa en el dinero y priva a sus hijos de cosas materiales y afectivas.


El papel del avaro lo protagoniza Antonio Grimau que con sus 73 años deslumbra y pareciera que cada noche cuando finaliza la obra Harpagón se viste como Grimau y sale a la calle, para luego volver al día siguiente. Grimau está dentro del personaje y se pasea por escenario con tanta naturalidad como si fuera su propia casa. Son dos horas apasionantes de dramas y risas para llegar luego a un suspenso a la manera de Molière. Tal cual el público parisino de la comedia lo aplaudía de pie hace 350 años. El teatro Regio lleno, buena escenografía y vestuario y con respecto a la música, entre los trece personajes cinco se destacan en su doble papel de actores músicos.
El propio Molière manifestó en su momento un interesante pensamiento que llevó a todas sus obras. "Siendo un deber de la comedia corregir a los hombres divirtiéndoles, he creído que, en mi situación, lo mejor era atacar los vicios de mi tiempo pintándolos ridículamente”. Lo que tal vez no sospechó el dramaturgo fue que tres siglos después esas actitudes mezquinas continuarían formando parte de las miserias humanos de nuestros días.

martes, 18 de julio de 2017

DOBLE O NADA


DOBLE O NADA





Miguel Ángel Solá y su esposa Paula Cancio 35 años menor protagonizan una historia de idas y venidas donde el espectador a medida que transcurre la obra hace cientos de hipótesis sobre el final. 
Un juego de poder entre jefe y empleada y viceversa, curiosamente en el guion se reproduce la diferencia real de edades entre los personajes.
"El director de un importante medio de comunicación debe dejar su puesto en manos de uno de sus dos sub-directores. Uno es mujer; varón el otro. ¿Qué influirá en esa decisión?: ¿La capacidad?, ¿El sexo?, ¿La experiencia?, ¿La audacia? ¿El engaño?, ¿La trampa?... Una obra de impacto emocional - llena de vericuetos y dobles lecturas -, en la que nada es lo que parece ser, y en la que la traición y el amor son giros continuos de esa falsa rosca llamada Poder".
Con producción de Jaime Nin Uría y Manuel González Gil, la Comedia “Doble o Nada” se presenta en el Teatro la Comedia (Rodríguez Peña 1062).
Parece que a Miguel Ángel Solá le gustan estas obras de manipulación y poder, ya en 2012 realizó un personaje parecido en “El veneno del teatro”, en el Teatro Maipo, donde observa y evalúa a otro actor en el papel de Sócrates luego de tomar su veneno, claro para hacerlo más interesante Solá le dio veneno de verdad para darle mayor emotividad y el actor debía actuar bien, sino Solá no le daría el antídoto.
En “Doble o Nada” la historia pasa de una ingenuidad a un juego de roles de poder donde el Jefe de Redacción de un importante diario busca a su reemplazante utilizando las más increíbles pruebas de actitud y gestión para que el consejo de dirección acepte a uno de los candidatos. La lucha entre ambos y sus estrategias tienen al selector siempre con una respuesta que los vuelve hacia atrás a seguir compitiendo.
La presión, la ambición y el poder recorren los 90 minutos que dura la obra y sin duda con un final tal vez previsible (para Solá), tal vez inimaginado pero lógico dejan al espectador perplejo de una situación que hasta le pudo haber sido familiar en su vida.
Recomendable.

TODAS LAS RAYUELAS

TODAS LAS RAYUELAS



      Una de las cosas más curiosas en una obra de teatro es encontrar el título. Sin duda que Julio Cortazar como autor de Rayuela podría ser el buscado y creer que la obra de teatro encabezada por Hugo Arana se remite a un cuento de Cortazar. Pero no es así, todo lo contrario, algo más impensado. "Todas las Rayuelas" fue la elección para denominar una obra de teatro que transcurre en la Argentina y muestra dos generaciones que se aman y se odian recorriendo una trampa que les marcó el destino. 

    Todo comienza con Hugo Arana como Lisandro un viejo cascarrabias e impaciente que arriba al aeropuerto de Ezeiza proveniente de España cargando sólo una valija llena de distintas ediciones de Rayuela, de allí el título. Inmediatamente levanta sospechas entre los policías aeroportuarios: sólo libros comprados por años con un marcador en la misma página, ni un solo elemento personal. ¿De qué extraño traficante se trata? La aventura de su regreso a la Argentina, después de décadas de auto exilio, comenzará por esquivar la prisión con ayuda de un agente aeroportuario, a quien convence de alojarlo en su casa, para adentrarse luego en su hogar, en su intimidad y en el desarrollo de una inesperada y entrañable amistad. El encuentro los ayudará a los dos a librarse de lastres, a despejar el porvenir, y a Lisandro a enfrentar, por fin, un postergado y necesario encuentro. ¿Qué busca Lisandro en la Argentina? 
      Un hombre viejo, y enfermo, que regresa al país, no tiene amigos, ni lugar donde quedarse. Tampoco trajo ropa, ni equipaje. Solo libros. Estará loco o será la trama de una búsqueda. 
      Su retorno al país no le permite olvidar ciertas mañas de la policía, como su apego a las coimas. Y los policías no pierden oportunidad para hacer sus actos ilegales y estafas, sobre todo a los turistas. Pero el destino puso otras historias cruzadas y el desenlace va cambiando con el desarrollo de la obra. En cierto momento una persona atraviesa la historia de ambos. Entonces viene la frase del comienzo, ¿Cuál es el título de la obra? Tal vez una frase del viejo Vizcacha, un personaje del Martín Fierro cerraría la idea "El diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo". 





domingo, 25 de junio de 2017

EL ARQUITECTO DE DIOS

Antonio Gaudí: El arquitecto de Dios






En un día como hoy nació Antoni Gaudí, "El Arquitecto de Dios" un 25 de junio de 1852, y murió en Barcelona, 10 de junio de 1926 fue el máximo representante del modernismo catalán.

Gaudí fue un arquitecto con un sentido innato de la geometría y el volumen, así también con una gran capacidad imaginativa que le permitía proyectar mentalmente la mayoría de sus obras antes de pasarlas a planos. De hecho, pocas veces realizaba planos detallados de sus obras; prefería recrearlos sobre maquetas tridimensionales, moldeando todos los detalles según los iba ideando mentalmente. En otras ocasiones, iba improvisando sobre la marcha, dando instrucciones a sus colaboradores sobre lo que debían hacer. La obra de Gaudí ha alcanzado con el transcurso del tiempo una amplia difusión internacional, siendo innumerables los estudios dedicados a su forma de entender la arquitectura. Hoy día es admirado tanto por profesionales como por el público en general: La Sagrada Familia es actualmente uno de los monumentos más visitados de España. Entre 1984 y 2005 siete de sus obras han sido consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco


Gaudí donó toda su fortuna y vivía con mucha austeridad, fue así que en 1926 ese fatídico 7 de junio Gaudí se dirigía a la Iglesia de San Felipe Neri como cada día, no es que tuviera una predilección especial por ir allí pero era la parroquia de su confesor personal. Mientras caminaba, como siempre abstraído en su trabajo y apoyado en su bastón con taco de goma, y pasando cinco minutos de las seis de la tarde, esquivó como pudo un tranvía de la línea 30 que circulaba en la Gran Vía a 10 km/h, pero al hacerlo la fatalidad quiso que coincidiera con otro que realizaba el mismo trayecto en dirección contraria resultando este choque fatal. El impacto en las costillas, en la pierna derecha y en la cabeza le hirieron de gravedad y quedó inconsciente en el suelo.

Su desaliñado aspecto con las ropas gastadas y abrochadas con imperdibles, así como sus gastadas zapatillas que dejaban entrever unas tiras de tela que envolvían sus pies, le daban la apariencia de un mendigo al que pocos quisieron auxiliar. Solo dos tocayos de nombre, Antonio Roig y Antonio Noria, intentan sin éxito parar uno, dos, tres y hasta cuatro taxis para que le trasladaran a un centro sanitario. Solo hasta que un guardia civil de nombre Ramón Pérez se acercó a la gente que lo rodeaba, se pondría orden y obligó a un taxista a trasladarlo. El mismo agente acompañó a Gaudí al dispensario más cercano situado en la Ronda de San Pere, 37, donde le examinarían comprobando la gravedad de las lesiones:
Se aprecia un traumatismo a la altura de la oreja derecha y conmoción general del paciente, dice llamarse Antonio Gaudí (…).
En los bolsillos llevaba solo un libro de los Evangelios, un rosario, un pañuelo y una pequeña llave de su escritorio, nada más, ningún documento que le identificara.
A pesar de que en algún momento recobró la conciencia, el médico que le atendió pudo comprobar que presentaba una grave hemorragia interna y tras aplicarle un espasmódico, requirió que se le trasladara al Hospital Clínic, sin embargo, terminó ingresando en el Hospital de la Santa Creu, que se encontraba un poco más alejado.
Al día siguiente, un amigo, Mosén Gil Parés, capellán de la Sagrada Familia, acaba reconociéndole en el hospital y propuso trasladarle a un centro privado donde no estuviera rodeado de otros mendigos, a lo que Gaudí respondió que no, su lugar era ese, entre la gente necesitada. Pero ya era demasiado tarde y murió poco después, el 10 de junio con 73 años.
Fue enterrado en la cripta de la Sagrada Familia, acompañado por una gran multitud que quiso dar su último adiós al arquitecto. Poco después, y siguiendo las instrucciones de Gaudí, su casa del Park Güell fue vendida, y las ganancias de la operación se invirtieron en la continuación de las obras del templo. Posteriormente, en 1963, la casa fue abierta al público como Casa Museo Gaudí.

Gaudí está enterrado en la capilla del Carmen, en el primer nicho de la cripta de templo de la Sagrada Familia, precisamente en la única parte que pudo ver construir junto a la Fachada del Nacimiento, y su lápida reza sencillamente su nombre, nada más, reposando como vivió, de forma humilde.


Además de la Sagrada Familia, el proyecto más importante de su vida, y del Park Güell, Antoni Gaudí dejó en Barcelona otras obras singulares, como la Casa Vicens, el Palau Güell, la Casa Batlló o la Casa Milà. Su originalidad y creatividad, junto con su capacidad innovadora, han convertido a Gaudí en una figura universal de la arquitectura. En efecto, su obra es reconocida en el mundo entero, y su legado, a pesar del paso de los años, está más vivo que nunca.